Catalunya prohíbe las reuniones sociales de más de 10 personas en público y en privado

 

 

Tres semanas. Este es el plazo que se plantea Catalunya para frenar la expansión del covid-19 en un momento en que los indicadores dibujan una situación complicada y a las puertas de un mes de septiembre en el cual se pretende reanudar la actividad laboral y escolar. El plan de la Generalitat, anunciado este mismo lunes, pasa por prohibir las reuniones sociales de más de 10 personas en todo el territorio, tanto en el ámbito privado como en el ámbito público (pero no en la esfera laboral ni en lo referente al transporte público). Y durante como mínimo 15 días.

“En las próximas tres semanas nos jugamos todo lo que pasará en el otoño y el invierno“, ha recalcado Quim Torra, president de la Generalitat, en un discurso en el que ha pedido a la ciudadanía “bajar la actividad, reducir las interacciones sociales y seguir estrictamente las medidas planteadas”. “Estamos ante tres semanas cruciales. Decisivas. Y tenemos que darlo todo. Porque sí o sí tenemos que volver al trabajo. Y sí o sí se tienen que volver a abrir las escuelas“, ha recalcado.

La ‘Operación septiembre’ de Catalunya arranca poniendo énfasis en el que, hoy por hoy, es el origen del 70% de los nuevos contagios de covid-19; las reuniones sociales, tanto de amigos como del ámbito familiar. Para atajar estos focos, la Generalitat reafirma el cierre de las actividades de ocio nocturno, las restricciones horarias en la hostelería y el veto a los botellones. “Todas estas medidas no servirán de nada si no nos damos cuenta que tenemos que bajar el ritmo y reducir las interacciones sociales“, ha defendido Torra, quien también ha pedido a la ciudadanía relacionarse solo con su círculo más cercano y “evitar desplazamientos innecesarios“.

Más información

Los 10 pasos de España para frenar los brotes

Cuanto menor sea el número de gente con el que tengamos contacto, mejor”, ha destacado la ‘consellera’ de Salut Alba Vergés durante una comparecencia de prensa convocada para este lunes a mediodía. “Tenemos que tomar estas medidas para no poner en riesgo a las personas que queremos. Y tenemos que actuar pensando que todos podemos ser transmisores del virus sin saberlo”, ha añadido la responsable del Departament de Salut.

Restricciones en las zonas más afectadas

La Generalitat también plantea un nuevo paquete de medidas, mucho más restrictivas, para los territorios con mayor incidencia del virus. Reus, Terrassa, Granollers, les Franqueses y Canovelles deberán limitar el aforo de sus restaurantes a un 50%, tanto en espacios interiores como exteriores, y reducir un 33% el aforo en los actos religiosos. Esta restricción también implica una limitación de asistentes en casamientos y funerales que tengan lugar en las zonas señaladas.

En estos territorios también se recomienda reducir al máximo la actividad social y “quedarse en casa lo máximo posible“, a excepción de las actividades laborales, las salidas a la compra o las actividades de primera necesidad. Estas medidas se irán aplicando en las zonas donde los indicadores indiquen que el riesgo de rebrote aumenta. Salut, de hecho, afirma que está estudiando si estas medidas también deberían aplicarse en algunos municipios de las Terres de l’Ebre, donde se han detectado unos brotes preocupantes.

FUENTE EL PERIODICO DE CATALUNYA 24-AGOSTO 2020