El Port Vell de Barcelona acaba de dotarse con un Plan Estratégico 2025 que fija las actuaciones de futuro del área ciudadana del Puerto de Barcelona y que prevé unas inversiones aproximadas de 55 millones de euros a corto y medio plazo, de las que el 67% correspondería a inversión pública y el 33% a inversión privada.

 

Así, el Puerto de Barcelona será el responsable de inversiones por valor de unos 37 millones de euros y los 18 millones restantes corresponderán a inversores privados.

Los proyectos contemplados dentro de este Plan Estratégico 2025 del Port Vell permitirán ganar 16 hectáreas de espacios públicos para la ciudadanía, incrementando la superficie de este ámbito del Puerto de Barcelona en más de un 25%, pasando de las actuales 60 hectáreas de superficie a 76 hectáreas.

 

La inversión total que se hará en el ámbito del Port Vell superará, sin embargo, estos 55 millones de euros previstos a corto y medio plazo para que en esta cifra no están contempladas dos operaciones urbanísticas de gran envergadura: la reforma urbanística de los muelles de Barcelona y Astilleros y el traslado de la estación ferroviaria de mercancías de Morrot.

En el primer caso, esta actuación supondrá el traslado al muelle Adosado de las actuales terminales de cruceros y de la terminal de ferrys situadas en la zona del World Trade Center, ganando 1,5 hectáreas de nuevos espacios públicos frente del mar.

En cuanto al traslado de la estación ferroviaria de mercancías de Morrot, se trata de un proyecto que pretende transformar el territorio entre la montaña de Montjuïc, la Ronda Litoral y el Puerto de Barcelona, ​​ofreciendo nuevos espacios de actividades para las que se conviertan en la puerta de entrada a la ciudad desde el mar. El traslado de la estación ferroviaria de mercancías del Morrot en el antiguo cauce del río Llobregat y la reubicación de la Ronda Litoral liberarán 11,5 hectáreas de superficie que se dedicarán a usos logísticos, terciarios y educativos vinculados al sector náutico.

Tampoco se contemplan en los 55 millones de euros de inversiones los 50 millones de inversión privada que supondría el Hermitage, un centro de difusión cultural que el Puerto de Barcelona defiende no sólo porque generaría unos 377 nuevos puestos de trabajo, según un estudio del Instituto Municipal de Cultura, sino porque se trata de un proyecto que refuerza dos de los aspectos más valorados de Barcelona: la cultura y la arquitectura. La intención del Puerto de Barcelona es seguir negociando con el Ayuntamiento para encontrar juntos el mejor encaje posible del Hermitage en la Nova Bocana y en la ciudad.