MATERIAS PRIMAS

https://www.fmacia.com/tienda/

La subida de las materias primas apunta a un posible “superciclo” alcista

  • EFE

DREAMSTIME EXPANSION

MATERIAS PRIMAS

MATERIAS PRIMAS

Los precios de las materias primas han experimentado fuertes subidas en lo que va de año, lo que ha puesto sobre la mesa la posibilidad de que las “commodities” (bienes básicos) se encaminen a un “superciclo” alcista, un periodo prolongado y sostenido de encarecimiento.

Los analistas coinciden en que la recuperación económica y los estímulos fiscales y monetarios globales están impulsando los precios del petróleo y los metales, pero no todos creen que las materias primas hayan entrado en un “superciclo”.

Victoria Torre, de Singular Bank, cree que el mercado de bienes básicos podría llegar a experimentar un superciclo. “El hecho de que previsiblemente vaya a haber más inflación favorece que suban las materias primas, ya que suelen ser activos en los que se invierte en estas circunstancias porque suelen protegerse bien de la inflación”, explica.

Coincide Ramón Morell, profesor de “trading” financiero de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), quien espera un proceso de crecimiento continuado de la demanda de materias primas, una tendencia que irá asociada a la evolución del dólar.

“Los superciclos se producen normalmente cuando hay una erosión del valor del dólar, ya que esa erosión hace que las materias primas suban”, apunta.

En su opinión, si la Reserva Federal de EE.UU. no cambia de actitud, la divisa estadounidense no parece que vaya a revalorizarse de forma intensa en los próximos meses.

En la misma linea se expresan Andrew Kaleel y Mathew Kaleel, de la gestora británica Janus Henderson. A su juicio, la naturaleza cíclica de las “commodities, unida a otros factores, podría hacer que “los mercados de materias primas se movieran al alza en un horizonte más largo de tiempo”.

En cambio, para los economistas Julián Cubero y Alejandro Reyes, de BBVA Research, más que un superciclo de materias primas, se esperan diferentes ciclos para diferentes productos.

Según su informe, el repunte de los precios del petróleo y de metales como el cobre o el acero responde a varios factores, entre ellos los estímulos fiscales y monetarios puestos en marcha para hacer frente a la crisis derivada de la epidemia de coronavirus, la mayor inversión en materias primas en un mundo de bajos retornos y las restricciones de oferta por parte de la OPEP y sus aliados.

Para Thomas Rutz, de la gestora Mainfirst, “los programas de estímulos económicos mundiales masivos, la recuperación de la demanda y la escasez de oferta producida por la falta de inversión estructural de los últimos años están impulsando los precios de las materias primas”.

Los autores del informe de BBVA Research creen que estos factores no se mantendrán durante un tiempo prolongado, ya que los estímulos terminarán en algún momento y la OPEP+ aumentará su oferta de petróleo para evitar la entrada de competidores.

Por ello, descartan que el mercado de materias primas se dirija hacia un superciclo, aunque advierten de que el sector podría hallarse ante un nuevo “fenómeno estructural” relacionado con el avance hacia una economía baja en emisiones.

En su opinión, este cambio tardará décadas en materializarse y su desarrollo dependerá de varias tendencias, entre ellas una mayor descarbonización de la energía y los incrementos de los costes asociados a las regulaciones y a las externalidades medioambientales negativas.

Para Rutz, los avances hacia una economía más respetuosa con el medio ambiente podrían favorecer a algunas “commodities”, un proceso que podría acentuarse tras la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca y las recientes informaciones que apuntan a que China podría ser más ambiciosa en políticas climáticas.

“El interés por las políticas sostenibles no sólo crece en Estados Unidos, sino también en Europa y China”, subraya Rutz.

Para el gestor de Mainfirst, estas previsiones podrían beneficiar a metales como el cobre, la plata o el platino, materias primas vitales para el vehículo eléctrico.

“Se espera que la demanda de vehículos eléctricos aumente de 2 a 8 millones en 2025. En promedio, un vehículo eléctrico contiene casi tres veces más cobre que un vehículo con motor de combustión interna”, recuerda Rutz.

Según Morell, la energía verde es el gran paso adelante de los próximos años. “La energía verde es el factor que va a condicionar si estamos entrando o no en un superciclo en el mercado de materias primas”